La tecnología LED aporta un amplio abanico de posibilidades y está vez nos enfocamos en el arte callejero (Street Art) de la mano de Antonin Fourneau, un joven parisino y gran artista contemporáneo que, con sólo 32 años, ya cuenta con una gran trayectoria y una fuerte convicción.

En sus obras muestra una marcada tendencia a la investigación de las diversas formas de interacción y combinación entre la cultura electrónica y popular. Esta inquietud le ha llevado a crear una obra a la cual llamó Water Light Graffiti. A través de ella intervino las calles de París, colocando un gran mural compuesto por LEDs sensibles a la humedad, los cuales se encienden al entrar en contacto con líquidos como por ejemplo el agua.

Water Light Graffiti es un proyecto que busca incentivar la interacción en el entorno urbano a través de la experimentación azarosa y creativa de los transeúntes.

Fiel a sus intereses, Antonin Fourneau, logra combinar la cultura popular y electrónica a través de la creación de una plataforma LED accesible y atractiva que facilita la interacción continua con la gente, logrando modificar el paisaje urbano.

El joven ha creado un espacio único de expresión gracias a la aplicación de la tecnología creativa, en este caso, de la mano de la iluminación LED.
El éxito de este trabajo se debe a 3 factores: un gran atractivo e impacto por la iluminación LED, es muy fácil de usar y permite la autoexpresión sin ensuciar la ciudad, como es el caso del Street Art tradicional.

Si deseas disfrutar de este maravilloso proyecto no dejes de ver el siguiente video. http://vimeo.com/47095462
Fuente: Yorokobu