En el 2019 la luz LED está revolucionando el mercado de la horticultura, siempre para mejorar el futuro de una manera innovadora, mezclar la tecnología con la agricultura hasta hace poco no se había pensado. Pero las cosas dan mil vueltas y hoy en día la Iluminaria LED facilita mucho el trabajo a las empresas que se dedican a la horticultura interior.

Muchas empresas e investigadores apuestan por la iluminación LED para sus proyectos, ya que lo ven como una herramienta óptima para la horticultura del mañana. Detrás de estos cambios, existen innovadoras aplicaciones LEDs que emplean nuevas tecnologías, para mejorar el crecimiento de la planta, maximizar los rendimientos y minimizar el consumo de energía.

Como afecta la iluminación LED a la horticultura

Últimamente la tendencia ascendente de los cultivos de interior, las regulaciones gubernamentales que favorecen la iluminación LED y el requisito de una tecnología de iluminación duradera y de bajo consumo, es complemento de la iluminación natural para el crecimiento de las plantas, impulsa el crecimiento del mercado de soluciones LED.

Siempre ha sido la composición de la luz que afecta directamente sobre las fases de germinación, desarrollo vegetativo y floración de las plantas por tanto, con nuestra luminaria LED, conseguimos un espectro de color luminoso e intensidad de luz adecuado para cada una de las fases gracias a la combinación de diferentes colores de LED´s, que están controladas a través de un software, que permite crear un ambiente de luz artificial que maximiza la producción de los cultivos. Esta luz siempre sera regulable y de manera muy fácil.

Esta luminaria crea una iluminación dinámica y exacta.

La fórmula que resulta entre el alto rendimiento que ofrece la iluminación LED al trabajar sobre un determinado espectro validado técnicamente, su bajo consumo, su durabilidad por sus horas de vida y su baja emisión de calor, confluyen en hacer esta luminaria perfecta para iluminación en horticultura.

Todos somos conscientes, de que la tecnología para la iluminación LED de cultivo seguirá creciendo, madurando y optimizando durante al menos, la próxima década. Al incrustar los LED de cultivo en una placa con vidrio turbio, la luz se difumina y, como resultado, penetra mucho más en el dosel.