Los consumidores jóvenes son los que muestran más interés por la tecnología LED y las soluciones de iluminación inteligente según el Estudio Internacional del Consumidor 2018. Además de esto, dan mucho valor al diseño de las lámparas y luminarias. A diferencia, y por encima, de los consumidores más mayores que se fijan en el precio y la sostenibilidad.

El estudio nos muestra una diferencia notable entre las preferencias e intereses en relación a los aspectos de iluminación según los rangos de edad y el nivel económico. Mientras, como hemos mencionado, los jóvenes se decantan más por el diseño y las soluciones de iluminación inteligentes. Los más mayores centran su atención y le dan mayor importancia al precio y la sostenibilidad.

Pero además, los resultados cambian cuando hablamos de ingresos medios-bajos. Éstos ponen en primer plano el precio, seguido de la eficiencia y la durabilidad del producto. En cambio, los usuarios encuestados con ingresos más altos se centran más en los aspectos relacionados con la estética. Sin embargo, coinciden con el grupo anterior en la importancia de la eficiencia. Aunque al final, existen tres factores comunes entro los encuestados: precio, eficiencia energética y durabilidad.

Cuándo se pregunta en términos técnicos sólo el 50% responde de manera correcta. Ya que muy pocos conocen qué es un kelvin o un lumen. Valores de medida de la temperatura que emite la bombilla o de la cantidad de luz total que genera. Aunque, a su favor, tres de cada cuatro encuestados reconoce saber la diferencia entre luces LED, halógenas, fluorescentes, incandescentes, etc. Pudiendo describir sus ventajas e inconvenientes. Aun así, el 66% sigue comprando productos con una tecnología más convencional.

Los efectos biológicos aún son unos desconocidos

En términos de los efectos biológicos existe un gran desconocimiento. Hay dudas o poca información acerca de cómo afectan los diferentes tipos de luz artificial en nuestro comportamiento  El número de encuestados que no conoce la relación entre los tipos de iluminación y cómo nos afecta asciende al 70%. Una parte de éstos no cree que haya relación.

En cambio, el 60% asegura y reconoce que, de conocer estos efectos, sí influiría en su decisión de compra. Dos de cada tres personas ven una ventaja en el uso de la luz artificial para estimular el cuerpo y el espíritu de acuerdo con sus necesidades individuales.

En otros posts hemos hablado de la importante del tipo de iluminación que escogemos para cada estancia de una casa u oficina, ya que está demostrado que la intensidad y el color de la iluminación también nos afectan. Además, es un dato importante que los más jóvenes entienden lo innovador y eficiente de las bombillas de iluminación LED frente a otros métodos más convencionales.